martes, 16 de diciembre de 2014

Restaurante "Donde Lis"
Tejadillo #163 e/ Habana y Compostela, Habana Vieja


En una zona atiborrada de servicios de restauración gastronómica con propuestas estéticas tradicionales o contemporáneas en puja constante por atraer clientes, el proyecto, pretende fusionar ambas tendencias, llamando la atención del potencial usuario a partir de un eclecticismo logrado a través de los contrastes y énfasis.






Se manifiesta en todo momento la singularidad de cada espacio en los detalles y en su carácter escenográfico. La reinterpretación de los elementos tradicionales en yuxtaposición con lo contemporáneo, el matiz artesanal, informal a veces y con cierto aire tabernero, pero sin mimetismos, se complementa con una composición sencilla y clara del espacio.


  
La incorporación de mobiliario costumbrista y detalles del tema doméstico local, se suma al uso de una gráfica llamativa que combina textos explicativos del arte culinario cubano con imágenes icónicas de nuestra ciudad y de nuestras tradiciones. Los colores saturados y contrastantes, sobre estucados y masillas, se contraponen al uso de baldosas hidráulicas, repellos rústicos del patio, madera natural, y la transparencia de los vidrios que delimitan y a la vez conectan visualmente los espacios.



Se crean así ambientes de impacto que establecen un camino para experimentar sensaciones, a medida que el usuario se adentra en el inmueble, buscando nuevas experiencias culinarias.






viernes, 4 de abril de 2014

Restaurante MONTEBARRETO

CALLE 9na y Ave 70, LA HABANA, CUBA, 2013.




Estableciendo un nuevo uso de restauración gastronómica, que incluye cafetería, bar, restaurante y parrillada, el estudio de remodelación integral es una “operación al inmueble” que pretende crear una reacción del negocio en el entorno donde se ubica. Es entonces garantizar las visuales hacia las calles la primera premisa de la que se apropia el proyecto, perforando los muros maltratados por el tiempo y las fallidas intervenciones, creando grandes ventanales  vidrio transparente. Ademas se interviene sobre la estructura existente, eliminando muros innecesarios para generar mayor espacialidad en planta alta.


La necesidad de aumentar las plazas para comenzales en franco intercambio con el exterior promovió la idea
de retranquear y minimizar el área pública interior de la planta baja, originando una planta libre que aprovecha la iluminación y ventilación naturales por su ubicación hacia el Noreste. La fachada se protege con elementos horizontales de madera a modo de aleros sobre las ventanas de corredera, que tienen un antepecho más alto, para tamizar y minimizar la entrada del inclemente sol de las tardes, estableciendo una analogía expresiva con las pérgolas que protegen las terrazas.


El uso del color blanco para los muros, en combinación con la madera oscura y algunos énfasis de color ocre y amarillo, enaltece los contrastes característicos de la arquitectura moderna de los años 50; contraste que se favorece con el uso de muebles con textiles también de color amarillo y blanco, fibras y madera natural.